Conociendo a los MAPOMA RUNNERS: Javier López-Amor

Una luz de esperanza en el camino. Así es como define nuestro corredor de hoy al deporte que le hizo resurgir y encontrar la motivación de nuevo. Porque gracias al running superó obstáculos, comenzó a sentirse bien y a estar en paz consigo mismo y, sobre todo, aprendió el valor del esfuerzo, la constancia y el compañerismo.
Os presentamos a Javier López-Amor.

Del diseño gráfico al voluntariado en Voluntarios por Madrid, Javier empezó a correr en 2016 gracias a su hermano, que fue su fuente de inspiración en el momento que más lo necesitaba. Se encontraba en un momento personal difícil, y gracias al deporte y la gente que conoció a través de él, empezó a sentir la vida de otra forma. Descubrió la importancia de cuidarse por dentro y por fuera y de ser solidario y ayudar a aquellos que más lo necesitan. Y también de descubrió que cuando te lo propones de corazón, no hay muros que nos detengan ni metas inalcanzables.

Para Javier, correr es una forma de vivir y de lograr tu mejor versión: “Correr es un punto de encuentro contigo mismo, en el que superas muchos obstáculos, tienes momentos de bajón y otros de euforia, y aprendes a medirte y a cuidarte. Tienes un diálogo contigo mismo, en el que hay voces interiores que te dicen que abandones, pero otras te animan a seguir’. Es un momento de superación personal. Y cuando lo consigues sientes una satisfacción indescriptible”. Con esa actitud y esas ganas de seguir luchando, estamos seguros de que Javi logrará convertir sus sueños deportivos en realidad.

Su mejor recuerdo en el asfalto fue en 2019, en la llegada a meta del EDP Rock ‘n’ Roll Madrid Medio Maratón. No puede evitar emocionarse al recordar el momento en el que vio la alfombra roja, y como de pronto el cansancio y el dolor desaparecieron cuando se vio invadido por el calor, los aplausos y los ánimos de los madrileños. Entonces, la emoción, las lágrimas y la felicidad fueron la evidencia de la satisfacción que sintió, y que nunca olvidará. Porque de pronto se dijo a sí mismo: “Podía. ¡Vaya que si podría!”.

Decidió unirse a los MAPOMA Runners después de una de nuestras famosas quedadas en la Casa de Campo, un día en el que tuvimos a Javi Guerra como invitado especial. Él lo recuerda como un día especialmente emotivo y lleno de buen rollo. Fue entonces cuando supo que él quería formar parte de esta familia. Y aunque no conocía a nadie, no tardó mucho en hacer amigos con los que ahora comparte mucho más que kilómetros. Ya sea una carrera, una quedada disfrazados de zombies, unas cervezas… ¡Javi no se pierde una! Y a nosotros nos encanta compartir momentos con él, porque es pura inspiración.

Para Javi, los MAPOMA Runners es una comunidad en la que no para de crecer como deportista y en el todos aprenden los unos de los otros. “Compañerismo, solidaridad y diversión. No hay carrera en la que te falte el empuje y aliento de todo el equipo. Hay pequeñas cosas que hacen a este grupete el más especial… Como esperar a que lleguen los últimos en cada carrera de MAPOMA para animarlos con silbatos, banderas y todas nuestras fuerzas. O las iniciativas solidarias en las que nos involucra la organización. O las risas que nos echamos en cada entreno”.

Y la verdad es que gracias a corredores como Javier, tenemos el mejor equipazo del mundo. Porque a esta gente les corre pasión por las venas, y eso nos motiva para ser mejores cada día.

Para terminar este pequeño artículo, Javi ha elegido una frase de Fridtjof Nansen, explorador y aventurero noruego:

“Lo difícil lleva su tiempo, lo imposible un poco más.”

Y eso es lo que vamos a hacer. No importa lo alto que sea el muro, porque lo saltaremos juntos. Porque al otro lado de ese muro nos espera un horizonte lleno de aventuras y sueños por cumplir.

 

PD: Podéis seguir las aventuras de Javi a través de su perfil de Instagram @javierlopezamor