Home > Principal > Más de 1.200 juguetes repartidos gracias al proyecto “Ningún Niño Sin Juguete”

Más de 1.200 juguetes repartidos gracias al proyecto “Ningún Niño Sin Juguete”

Las fiestas navideñas siempre son un momento idóneo para impulsar acciones solidarias que ayuden a mantener la ilusión y la magia que las caracteriza.

Por eso, la Fundación Mapoma decidió apostar por un nuevo proyecto con corredores populares con el objetivo de recolectar juguetes nuevos para distribuir entre asociaciones benéficas y entidades que se encargasen de entregárselos a familias sin recursos. La misión no era otra que volver a impulsar la solidaridad a través del running, un deporte en el que se ha demostrado que abunda el compañerismo, la unión y la buena voluntad.

De este modo, el pasado 15 de diciembre, alrededor de 200 personas se reunieron en la Casa de Campo de Madrid para compartir kilómetros e ilusiones, vestidos con zapatillas y una centellante sonrisa que desbordaba ese extraordinario espíritu navideño.
Solo había un requisito imprescindible: traer un juguete nuevo o realizar una aportación económica de forma online. A cambio, disfrutamos de una divertidísima mañana de running entre amigos, con camiseta y Welcome Pack incluido. Pero la mejor recompensa fue sin duda la satisfacción de saber que entre todos hemos ayudado a que esta Navidad muchos niños pudiesen encontrar un regalito bajo su árbol. Por ello, solo tenemos palabras de agradecimiento para todos aquellos que formaron parte de este ilusionante proyecto.

Como resultado, más de 1.200 juguetes fueron repartidos entre diferentes asociaciones y entidades entre las que se encontraba la Fundación Madrid Por el Deporte, Avanza ONG, la Asociación de Educación, Cultura y Solidaridad y diferentes Centros de Día de Atención a niños y niñas del Ayuntamiento de Madrid, entre otros.

Sin duda fue un evento que tuvo una magnífica acogida por parte de los corredores y que ayudó a mantener la ilusión de muchos niños. Y nada de eso hubiese sido posible sin la colaboración de todos los que decidieron madrugar y correr por una buena causa. Gracias, porque sembráis esperanza con cada zancada.