Conociendo a los Mapoma Runners: Comando Móstoles

Este trío no ha nacido en la localidad que hizo famosas a las empanadillas, pero sí viven ahí. Son una auténtica unidad de élite, que bien podrían llevar el nombre de una película de Álex de la Iglesia. ¿Sabéis ya de quién hablamos? Eso es, hoy presentamos al Comando Móstoles.

Cristina Pérez, Leticia B. Díaz y Ángel Martín son sus componentes, tres divertidos runners que se unieron por y para correr y ahora son Mapoma Runners hasta la médula.

De izquierda a derecha: Ángel, Leticia y Cristina

Han sido el primer comando del movimiento que va inspirando poco a poco a un montón de corredores y gente afín. Esa gran familia, nuestra familia: Los Mapoma Runners.

Son muy diferentes, pero se complementan de maravilla. La complicidad se palpa en el ambiente, y también la admiración, el cariño y el apoyo. Muchas horas corriendo, buenas y malas. Y eso une, y mucho.

Leti define a Ángel como familia y a Cris como inspiración. Cris define a Leti como sororidad (hermandad entre mujeres) y a Ángel como apoyo. Y Ángel, sin dudar, utiliza las mismas palabras para ambas: hermanas pequeñas.

Ángel es solidario, tan buena persona que se le nota hasta cuando está callado. Corre por los que no pueden hacerlo y su energía no tiene límites. Es de esos hombres que derrochan simpatía por los cuatro costados, y de los que saben que demostrar sensibilidad no te hace más débil. Su mujer, Pilar, es su inspiración, y sus palabras se llenan de emoción cuando habla de ella. Y si hablamos de lo que es capaz de hacer como padre… su hijo llevaba tan solo seis meses corriendo y ya le ha acompañado en su primer maratón.

Si leemos los valores que inspira Mapoma, Leti los tiene todos. Su vida ha cambiado desde que completó su primer maratón, dejando en el camino muchas lágrimas y sacrificio. Pero su peque le hace no querer parar nunca, y superarse siempre. Porque quiere enseñarle que para alcanzar los sueños hay que tener compromiso y luchar cada día.

Cristina asombra por su fuerza y personalidad. y es el ejemplo perfecto de que ser vegana y deportista no está reñido. Ha superado muchas dificultades, pero sabe convertir lo negativo en positivo. Por eso quiere dedicar su primer maratón a… Inditex! Al parecer no la cogieron en una entrevista de trabajo alegando que «su perfil no entraba dentro de los cánones estéticos de la marca». Tiempo después, cuando ya era una auténtica runner, la volvieron a llamar y después de aceptarle fue ella quien les soltó aquello de: «¡Vuestro perfil no encaja en mis cánones!». Pues Cris, olé tú.

Para terminar, qué mejor que la frase que, para el Comando Móstoles, define lo que es un Maratón: 40 kilómetros de sufrimiento, 2 kilómetros de disfrute con la gente y 195 metros para llorar.

Queridos amigos, gracias por tanto. Nos vemos en las calles.

 

Mar Eguiluz

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies